Arrobamiento

amanecer

La otra tarde estaba de comida de “empresa” y, enmimismado en un momento de declive de la conversación con mi compañero de mesa, miré al otro extremo y allí estaba ella, una compañera sustituta de la que no recuerdo el nombre, mirando a L, un compañero casado, padre y demás, que aprovecha en cualquier caso estas ocasiones de soltería presunta para simular conquistas. Ella en ese momento que yo miraba le miraba a él, arrobada, disuelta en los vapores del vino quiero pensar, pero el plano era de abandono absoluto, de entrega precisa a L. Si nos mostraran su rostro en una foto diríamos que mira al hombre de su vida, que ella vive disuelta en él, que no hay más que la presencia de este hombre. Una hora después ella, rehecha por el postre, se marchaba a casa sin apenas despedida ni de mí ni de L. Todo eran vapores.

La anécdotas es boba y tópico; el vino tiene estas cosas y todos miramos por mirar más de lo desearíamos ser vistos. A lo que voy es a que, ya por la noche, empujado por esto no pude evitar ponerme mi peli favorita, Amanecer, animado además porque la había rememorado hacía poco. Me  la puse por asistir al auténtico arrobamiento, al de Una Mujer por Un Hombre, al de una actriz por una orden de acción, una imagen que conservo. Las miradas de abandono son mi Capilla Sixtina, mi Edificio-más-alto-del-mundo, mi rescate-más-arriesgado-en-altamar. Las percibo como un límite, la frontera entre esta vida y la otra imposible que es la de existir en otro, no la otra vida que está segura,aguardando el final de estas magias valiosas que nos son concedidas y solemos empolvar.

Desde el otro día que pergeñé esta entrada he estado buscando fotos del arrobo de Janet Gaynor para ilustrarla. Después de no decidirme he caído en que si lo concedo, si me limito a colgar una foto, lo mismo muchos la miran el día que alguien lea esto, pero nadie la ve, por eso prefiero dejar la película entera.

En mis tiempos de ínfulas y fístulas escribí algo sobre esta película que estaba bien, la verdad, pero que supongo que se habrá perdido en la nube como triturado quedó en un reciente cataclismo de este PC que os saluda. No importa, hoy no querría repetirlo y por eso no lo busco para enlazarlo. Sólo quiero dejar dicho que    esta película forma parte de mí como un pulmón o la paga de navidad, que sobrevuela mis miserias y las tuyas y que, estando como están todos muertos los que la hicieron, me remiendan en esta era de vacío que sobrellevo y por eso quiero darla, por si no la conoces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s